Iniciar sesión Regístrate
Buscar Lista de Miembros Staff Logros

ÚLTIMA HORA

Un Internado Diferente III [+18/suspense/misterio/futanari] 5 2 545

Participantes:
Creado por:
#1
14 Oct 17
UNA DECISION COMPLICADA

No sabia que hacer mientras mantenía la sartén dispuesta para golpearla pero si no lo hacia terminaría con nostras y si lo hacia Valeria acabaría cayendo al suelo.

Valeria seguia pataleando con fuerza mientras Isabel la mantenía aferrada, aunque no seria por mucho tiempo sabia que en cuanto la levantara podría matarla las dudas se acumulaban en mi mente así que no pude hacer otra cosa.

Baje la sartén con toda la fuerza que tenia y enseguida note como choco contra la cabeza de Isabel y esta enseguida cayo a plomo, escuche enseguida como Valeria emitió un grito mientras caía en cuanto llego al suelo solo hubo silencio.

Solté la sartén y rápidamente baje por las escaleras para ver si se encontraba bien, en mi mente estaba rezando por que así fuera y esperando que Isabel no hubiera muerto.

Al llegar observe que Valeria estaba tirada en el suelo por suerte parte de los arbustos habían amortiguado la caída pero estaba llena de rasguños, mientras que Isabel estaba tirada a su lado inconsciente.

Puse los dedos debajo de su nariz y pude notar su respiración aunque era débil seguia estando viva por suerte Valeria también.

─ Valeria despierta vamos venga abre los ojos…─  repetí una y otra vez mientras le daba algunos golpes en la cara para intentar que despertara.

─ ¿Eh?...¿que ha pasado…?...─  pregunto Valeria de manera entrecortada mientras miraba hacia todas partes puesto que estaba algo desorientada despues de la caída.

─ Tranquila, venga levántate…tienes que ayudarme a entrar en casa a Isabel…─  dije pensando que lo mismo podría ser ella, pero no estaba dispuesta a correr ningún riesgo.

─ Auch!…¿Estas loca…?...Casi nos mata…No se lo que le habrá pasado pero no pienso ayudarte…Deberíamos de llamar a la policía…─  comento Valeria con miedo en su voz mientras se levantaba algo mareada y tambaleándose.

─ No podemos dejarla aquí, además si es ella no tiene la culpa de nada…si no lo es intentaremos sacarle información…─ hable mientras me acercaba a Isabel y empezaba a tirar de ella con todas mis fuerzas pero era imposible.

─ Vale deacuerdo pero me debes una…─ añadió Valeria mientras se acercaba y tomaba de las piernas y empezábamos a moverla dentro de casa.

El cuerpo de Isabel era demasiado pesado y nos costo algo de tiempo poder meterla en casa una vez dentro tome una silla y la senté en ella por suerte aun seguia inconsciente.

─ Vigílala un momento. voy a ver si encuentro alguna cuerda o algo para atarla…─ hable y enseguida me dispuse a mirar por todas partes para encontrar alguna cuerda o algo que me sirviera para poder atarla esperando que pudiera soportar su fuerza y tenerla el suficiente tiempo quieta.
Revise varias veces la estancia pero no encontré nada solamente el cable del teléfono, me dirigí hacia este para arrancarlo pero en cuanto estuve a punto sonó.

Por un momento nos quedamos ambas mirando el teléfono sin saber que hacer pensando que podría ser quien habia enviado a Isabel para comprobar que estuviéramos muertas.

Con la mano temblorosa la acerque al auricular y levante el teléfono y enseguida una voz me hizo suspirar aliviada era mi madre que preguntaba como me encontraba y si la casa estaba bien.

─ Me encuentro bien…si mama la casa esta bien también…si, me hace falta algo de dinero…No os preocupéis todo esta bien…vale nos vemos dentro de dos semanas…adiós…─  por un momento respire aliviada pero viendo la casa como estaba segura que si no terminaba muerta a mano de esos demonios terminaría muerta a manos de mis padres.

Una vez hube colgado el auricular tome el cable del teléfono y lo arranque de la pared, me dirigí hacia la cocina y tome un cuchillo y lo corte a la mitad para poder atarle las manos y los pies.

─ Átale los pies…─  comente mientras hacia los mismo con las manos todo lo fuerte de lo que era capaz puesto que viendo sus músculos no sabia si esto serviría.

─ Espero que tu plan funcione y no terminemos muertas…Auch!...─  se quejo Valeria al terminar dejándose caer en el sofá mientras se miraba las piernas y el brazo que parecia haber recibido la peor parte, estaba completamente rasguñado.

─ Espera un momento voy arriba a coger algunas vendas y desinfectante…─  comente y rápidamente subí las escaleras en cuanto llegue al cuarto de baño tome algunas vendas y algo de desinfectante para las heridas que tenia.

Al llegar le remangue el pijama y le eche algo de desinfectante enseguida Valeria se quejo con fuerza despues de limpiarle la herida le coloque unas vendas esperando que no se infectara.

Estaba haciendo eso en cuanto termine pude ver que lentamente Isabel empezaba a despertarse, en cuanto abrió los ojos Valeria se oculto detrás de mi con cara de miedo pensando en l oque pudiera pasar.

─ ¿Pero que…?...¿Que hago aquí…?...¿Por que estoy atada…?...─ pregunto una y otra vez Isabel mirando hacia todas partes hasta que pudo vernos.

Permanecimos alejadas de ella por unos instantes hasta que se tranquilizo un poco, y se nos quedó mirando extrañada.

─ Isabel…¿eres tu…?...─  pregunte algo extrañada mientras intentaba convencerme que aquel sartenazo habia servido de algo.

─ Claro que soy yo…Desátame…─  ordeno Isabel mientras movía sus manos y sus pies para intentar liberarse del cable del teléfono.
Por unos momentos aun vacilaba si era ella o una estratagema para que la desatáramos y de nuevo intentar matarnos.

─ ¿No recuerdas lo que nos has hecho…?...─  pregunte algo asustada mientras mantenía la distancia.

─ Lo único que recuerdo es que estaba en el internado paseando en dirección hacia mi habitación…y al entrar en ella sentí un golpe en la cabeza y despues de eso nada mas…─  contesto de manera confusa mientras intentaba recordar, por lo que decía parecia que era ella.

─ Es mejor que no te cuente lo que ha pasado…Al menos has regresado…Voy a desatarte…─  hable creyéndome lo que habia dicho pero Valeria al parecer aun no estaba convencida, al momento me tomo del brazo y llevándome un poco apartado de ella empezó a hablarme con tono de preocupación.

─ ¿Estas segura…?...Lo mismo esta fingiendo…Seria mejor si las dejásemos atada…─  comento Valeria con tono de miedo mientras seguia escondida detrás de mi evitando mirar directamente a Isabel.

─ Creo que dice la verdad si no ya nos hubiera atacado…se hubiera quitado las ataduras con facilidad…─  hable intentando convencerla que era ella y que no habia peligro.

Despues de aquella pequeña charla me acerque hasta Isabel y empecé a desatarle las manos y los pies.

Isabel ni siquiera dio las gracias solamente Asensio y al levantarse se quedo mirando la casa y el agujero por le cristal que habia entrado.

─ ¿Qué ha pasado…?...─  cuestiono Isabel señalándome el cristal roto de la cocina.

─ Despues te lo cuento…Ahora es mejor que descanses un poco…¿Como esta le internado…?...─  respondí intentando evitar la respuesta para que n ose sintiera culpable.

─ A decir verdad hay menos alumnas…y las monas actúan de forma extraña…por la noche he escuchado cánticos provenientes de la capilla que aun permanece cerrada…─ explico Isabel brevemente al parecer las chicas estaba desapareciendo con rapidez y nadie decía nada.

─ Tenemos que volver…tengo que saber que esta pasando y detener a ese demonio…─  dije pensando en l oque habia echo la profesora de gimnasia, puesto que al parecer se habia apoderado del internado.

─ Estas loca…No podemos volver ahora…además el coche viene mañana a recogernos…─  comento Valeria con la cabeza bajada sin llegar a mirar a Isabel.

─ No podemos dejarlas solas…─  comente pensando en lo que podría pasar aunque Tampico tenia ningún plan.
─ Seria mejor que nos tranquilizáramos y nos fuéramos mañana…de todas formas no tienes ningún plan…─  hablo Valeria justamente lo que estaba pensando aunque de todas formas teníamos que volver.

─ Recoge tus cosas, nos vamos por la mañana…Tomaremos un autobús…─  dije pensando que era lo mejor prepararse lo antes posible para no perder tiempo.

En cuanto me encamine hacia la escalera la luz enseguida se fue de golpe, todo se oscureció de repente, aquello hizo que la piel se me pusiera de gallina.

─ ¿Qué es lo que pasa…?...─  pregunto Valeria con tono de miedo en su voz mientras tomaba un cojín y lo abrazaba con fuerza.

Isabel por su parte permaneció inmóvil preparada por lo que pudiera pasar, solo esperaba que no le entrara le pánico y se quedara inmóvil.

El silencio parecia inundarlo todo ni siquiera se escuchaban los coches que a veces pasaban por le lugar.

Baje por las escaleras extrañada y me dispuse a mirar por la ventana, y comprobar si habia sido un apagón general y al parecer solo era en mi casa puesto que las farolas estaban encendidas.

Aquello me puso los pelos de punta y sabia que no era nada bueno, mientras estaba mirando al exterior pude escuchar aquel aleteo muy suave que parecia estar rondando la casa haciéndome saber que Isabel era ella.

─ Aquí pasa algo raro, es mejor que subamos al piso de arriba…─  comente esperando que pudiera pasar algo aunque no sabia el que.

─ ¿Qué es eso…?...─  pregunto Valeria con miedo en su voz, puesto que en cuanto la luz se habia ido podíamos escuchar aquel aleteo suave.

─ Tenemos peores problemas que esos… ─ comente pensando en lo que podría pasar mientras estuviéramos en le piso de abajo.

Rápidamente Valeria empezó a subir las escaleras despues de ella fue Isabel, por unos instantes me quede mirando hacia la calle viendo como las farolas empezaban a parpadear una tras otra apagándose.

Aquello me helo la sangre, sabia que algo iba muy mal pero no podia creer que hubieran venido hasta aquí para atacarnos.

Cuando la ultima farola se apago escuche como si hubiera alguien en la parte de arriba de la casa moviéndose a gran rapidez.

─ ¿Qué hacemos…?...─  cuestiono Isabel con rudeza mientras se crujiílla los nudillos dispuesta a plantar cara.

─ Tenemos que defendernos…─  dije pensando en que no teníamos ninguna arma a la vista así que fui corriendo hacia la cocina y empecé a buscar entre los cuchillos y tome un par.

Uno de ellos se lo ofrecí a Valeria aunque parecia algo reticente al tomarlo logre convencerla para que lo cogiera.

─ Isabel…─  dijo una voz muy suave como si estuviera llamándola.

Valeria al momento apretó el cuchillo en sus manos con miedo, mientras escuchábamos aquellos pasos por encima nuestra, pensé que mejor seria quedarnos en la parte de abajo y esperarlos.

Las voces se sucedieron una y otra vez llamando a Isabel, no sabíamos ni cuantas eran ni de donde procedían.

Valeria podia verse que tenia el miedo en el cuerpo puesto que miraba hacia todas partes con nerviosismo.

Cuando estuvimos abajo escuchamos como si el cristal de mi habitación se rompiese y hubiera pasos dentro de mi cuarto.

─ No podrás escapar…─  dijo una voz que enseguida nos puso los pelos de punta, nuestras miradas se dirigieron hacia el techo pudimos ver como horror como una de las monjas estaba agarrada al techo con el cuerpo totalmente en horizontal y sujetándose con las manos, su rostro parecia completamente deformado y sus ojos eran de un color negro intenso que casi se podría decir que no tenia pupilas.

─ Aaaaaaaaah!!!...─ grito con fuerza Valeria y al instante aquella cosa descendió encima de Isabel esta por su parte lanzo un puñetazo acertando en el rostro de aquel demonio y lanzándole contra la cocina chocando contra los estantes.

Me quede sin palabras no por la reacción de Isabel aquello era sorprendente, ni siquiera me habia dado tiempo a reaccionar.

Isabel sencillamente se crujió los nudillos, esperando otra contrincante, enseguida pude escuchar y ver entre la oscuridad como otra de aquellas cosas bajaba por las escaleras, Valeria no pudo hacer otra cosa mas que acercarse a una de las paredes poniendo el cuchillo por delante suya.

De un salto entro otra por la ventana que estaba rota mientras que la que habia recibido el puñetazo intentaba levantarse de manera muy torpe.

─ Vaya parece que has podido liberarte de mi hechizo…Eso no esta bien de esta no tendrás escapatoria…─  dijo una voz que me resulto muy familiar mientras uno de aquellos engendros hablaba.

─ ¿Para que la quieres…?...─ pregunte intentando sacar información de todo aquello.

─ Crees que solo la busco a ella…estas muy equivocada…ella es la llave y tu el recipiente…─  contesto aquella voz dejándome con mas dudas aun si pudiera, no me enteraba de que pudiera ser ella la llave y menos aun que pintaba yo en todo esto.

─ ¿Qué esta pasando…?...─  pregunto Valeria con miedo sin saber lo que estaba pasando debido a la oscuridad que habia.

Seguimos escuchando como otro de aquellos monstruos bajaban por la escalera a toda prisa dispuesta a atacarnos.

El problema es la oscuridad que casi no podíamos ver a nuestros atacantes hasta que los tuviéramos encima.

Las voces de aquellos seres era tentadoras y muy suaves podia oír como nos llamaban una y otra vez a la vez que se acercaban.

de improviso gire la cabeza y pude ver entre la oscuridad como aquella cosa saltaba sobre mi haciéndome caer al suelo, sus manos inmovilizaron las mías y acerco su rostro a escasos centímetros de mi cara.

─ Anabell…¿estas bien…?...─  pregunto Isabel al escuchar aquel sonido que enseguida esta se giro para comprobarlo.

Al verme en el suelo intento ayudarme pero enseguida noto como uno de esos monstruos se lanzo a la espalda de esta apresándole los brazos con fuerza.

─ Suéltame monstruo!...─  hablo Isabel mientras forcejeaba para soltarse de aquel ser que tenia en la espalda.

Aunque yo también tenia mis problemas, mi contrincante abro la boca llena de dientes mostrando una lengua bífida intentando intimidarme.

Intento darme un mordisco una y otra vez por suerte aun podia mover la cabeza evitándola de un lado a otro.

─ ¿Qué hago…?...─  preguntó Valeria asustada mientras seguia sin moverse completamente asustada.

─ La tienes delante tuya esta en el suelo…─  comente dándole indicaciones para que pudiera atacarle con el cuchillo puesto que no aguantaría por mucho tiempo aquellos ataques.

Podia escuchar como Isabel forcejeaba con aquel ser intentando quitárselo de encima. los sonidos era que estaba chocando contra la pared para desembarazarse de encima.

─ He dicho que te sueltes!…─  exclamo Isabel y seguidamente se escucho un golpe fuerte contra la pared y el grito de aquel monstruo.

Valeria por su parte a tientas se acerco hasta donde estaba y enarbolo el cuchi por encima suya y empezó a dar puñaladas, aquel ser comenzó a gritar con fuerza por el dolor.

Enseguida note como algo viscosos caía encima mía y note el peso de aquel ser cayendo sobre mi cuerpo completamente inmóvil.

Como pude me lo quite de encima empujándolo hacia un lado, casi al momento pude ver como la luz volvía mostrándome el rostro de aquel ser deformado por le dolor y una especie de liquido negro que me habia caído encima, observe.

La faz de aquel ser estaba deformada casi incluso vomito al verlo me puse la mano en la boca mientras Valeria me ayudaba a levantarme aun con el miedo en le cuerpo.

Cuando mire hacia donde estaba Isabel pude ver que casi habia acabado con su oponente pero enseguida escuche como algo entraba por la ventana rompiendo el resto de los cristale4s y enseguida observe como lso miembros de aquel ser fueron despedazados por completo volando por toda la estancia y salpicando de aquel liquido negro el lugar.

Isabel enseguida se quedo inmóvil, el miedo la habia atenazado y no podia moverse mientras aquel monstruo citaba de dolor la ser despedazado, despues de haber acabado con el escuchamos una especie de gruñido y despues de eso nada.

─ Joder!...─  exclamo Valeria escondiéndose detrás de mi e intentando no mirar, aunque no podia evitarlo pro unos segundos me quede paralizada viendo lo que habia pasado.

Despues de aquello moví la cabeza de lado a lado rápidamente para intentar despejarme aunque mis manos temblaban por le miedo y lo que habia pasado.

Me acerque a Isabel intentando hacer que reaccionara, le golpee suavemente en el rostro para que reaccionara y enseguida esta miro hacia todas partes viendo l oque habia pasado.

Pero antes siquiera que nos sentáramos pudimos ver con miedo como la cabeza de aquel ser abría los ojos.

─ Vaya por lo que veo habéis sobrevivido…Felicidades!...─  dijo la cabeza como si aun estuviera viva y pegada al cuerpo, aunque estaba en el suelo cercenada, y la voz me era muy familiar a la de la profesora de gimnasia pero no entendía como lo hacia.

─ ¿Qué es lo que quieres…?...─  cuestione mirando al rostro de aquel monstruo que parecia estar vivo.

─ Es sencillo vosotras dos a cambio de vuestras amigas…si aun siguen vivas pero el tiempo que estén así depende de vosotras…─  respondió la cabeza sonriéndonos de manera maliciosa.

Mientras podia notar como Valeria se aferraba a mi espalda para no ver aquello, el miedo la inundaba.

─ Como le pongas un solo dedo encima…─  hable amenazándole pero en verdad no sabia que hacer aunque por suerte las chicas del club seguían vivas.

─ Escucha tus amenazas son inútiles, ya viste lo que le hice a tu amiga la pequeña bruja…así que es mejor que no hagas nada raro solo os quiero a vosotras nada mas y ellas podrán irse…─  dijo la cabeza y enseguida sonrió de manera maliciosa, aunque nos tenia acorraladas.

─ Tenéis dos horas para decidiros, despues de eso os enviare el autobús para que os recoja…Nos veremos pronto…─  volvió a hablar la cabeza y despues de haber terminado aquello sus ojos se cerraron y enseguida regreso a su estado inerte.

─ ¿Qué vamos a hacer…?...─  cuestiono Valeria con tono en su voz mientras se dejaba caer de golpe sobre el sofá.

─ No lo se, pero primero debemos limpiar un poco esto…─  respondí pero la mente la tenia en blanco y solo podia concentrarme en la limpieza de la casa.

─ ¿Ahora te vas a poner a limpiar…?...Debes de tener algo en mente…─  cuestiono Isabel mirándome con ojos llenos de furia.

─ No, no tengo nada pensado n ose que hacer, nos tiene acorraladas…Esto me supera con creces y ahora encima me dice que soy una especie de recipiente…─  conteste recordando las palabras, el miedo me atenazaba el cuerpo y la mente que la tenia en blanco.

─ Tenemos que hacer algo son nuestras compañeras…No pienso dejarlas en mano de ella…─  dijo Isabel con valentía pero la verdad que no sabia que hacer a menos que fuera entrar por la fuerza en aquel sitio y liarse a dar puñetazos.

Aunque mi mente estaba en limpiar aquel destrozo y la especie de sangre que habia pro todas partes no podia pensar en otra cosa.

─ Escucha lo único que aun no hemos hecho es abrir la capilla del internado…no se lo que habrá dentro pero sea lo que sea es algo que les tiene miedo…pero no tenemos la llave ni sabemos donde esta…─  hable mientras seguia limpiando aquello con un trapo que por mucho que escurriera en el fregadero parecia que nunca lo veía limpio.

─ Pues tenemos que abrir la capilla…─  dijo Valeria mientras se crujía los nudillos dispuesta incluso a abrirla aunque fuera por la fuerza.

─ Las he visto intentarlo con magia pero no han podido no creo que tu puedas hacerlo por la fuerza…─  dije a la vez que tomaba un miembro de aquella cosa y lo ponía en le cubo de la basura con asco en mi cuerpo y ganas de vomitar.

─ No quiero morir a manos de ella…─  hablo Valeria con miedo en su voz mientras escuchaba como sollozaba, al girar la cabeza pude ver que lagrimas salían de sus ojos y resbalaban por su rostro, era la primera vez que la veía así, siempre era muy optimista pero aquella situación la superaba.

─ No va a pasarnos nada…─ comente mientras seguí restregando aquel liquido negro limpiándolo del suelo.

─ No quiero volver…no pienso entrar en ese autobús…─  dijo Valeria con miedo en la voz y no era para menos pero aquellas palabras hicieron que me detuviera de golpe.

─ Escucha tenemos que rescatarlas y terminar esto, no podemos quedarnos de brazos cruzados…Pero si no quieres ir…dime, ¿Dónde vas a ir…?...¿Crees que no te encontraran donde sea…?...Hay que acabar con esto…─  hable intentando darme ánimos y saliendo de aquel estado en el que me encontraba.

─ No lo se, no se a donde ir…─  comento Valeria y seguidamente rompió a llorar, aquello la estaba superando por momentos.

─ Iré a por algo de ropa limpia…el autobús estará aquí pronto…─  dije dejando l oque estaba haciendo y encaminándome al piso superior para buscar algo de ropa nueva.

Aquel liquido negruzco parecia pegarse a la piel y costaba algo separarlo, cuando llegue a mi habitación abrí el armario y rebusque buscando algo de ropa despues de cerrarlo, me quede por unos instantes con la cabeza apoyada contra las puertas.

Despues de aquello le di unos puñetazos intentando despejarme y que el dolor me hiciese reaccionar.

─ ¿Te encuentras bien…?...─  pregunto Isabel desde la puerta su voz me hizo que me recompusiera y siguiera buscando algo de ropa.

─ No, no me encuentro bien todo esto me supera por completo podríamos terminar muertas y ahora encima me dice que soy una especie de recipiente viviente…Todo esta bien y perfecto y vamos directas hacia nuestra muerte…─  comente con algo de ironía mientras me sentaba en la cama y bajaba la cabeza mientras lloraba, gire la cabeza para ver a Valeria pero ni siquiera pronuncio una palabra solo se quedo mirándome y observando lo que hacia.

─ Pensaras que soy una estúpida…─  volvi a decir pero no llegue a terminar la frase cuando ella comenzó a hablar.

─ No eres ninguna estúpida, has logrado varias cosas, no eres ninguna cobarde…─  diciendo esto se dio la vuelta y bajo las escaleras, aunque sus palabras fueron muy simples empecé a recordar todo lo que habia pasado en el internado esos recuerdos me hacian ponerme alegre.

Tarde algo en vestirme despues de eso baje algo de ropa para ellas cuando estuve en el salón la deje sobre el sofá.

─ Es l oque he podio encontrar…─  dije mientras intentaba tirar algunas partes de aquel ser al cubo de la basura pensando en mis padres me matarían por lo que habia pasado y a lo mejor no se daban cuenta que habia sido.

Me di la vuelta y pude observar que a Valeria al menos le quedaba bien la ropa pero con Isabel tuve algunos problemas al ponerse los pantalones debido a los músculos que tenia y a su sexo que casi no entraban en aquellos pantalones.

Aquella escena en la que sus músculos estaban tan apretados dentro de ese pantalón y que se marcaba su sexo con fuerza fue como si un latigazo de energía eléctrica me recorriera el cuerpo, empecé a sentir calor inundándome.

─ Parece que no me queda bien…─  dijo Isabel mientras se quitaba los pantalones y los arrojaba sobre el sofá, en cuanto lo hizo su ropa interior descendió un poco y aquella visión fue que me relamiera instintivamente.

─ Iré a ver… si encuentro algo distinto…─  dije de manera entrecortada mientras tomaba los pantalones y me dirigia al piso de arriba hacia el cuarto de mis padre s para ver si encontraba algo diferente.

Mi mente empezaba a jugar en mi mente con lo que habia visto; a mi mente asaltaban imágenes de todo tipo, pero no podia entretenerme en aquello.

Moví la cabeza varias veces intentando despejar mi mente y centrarme en lo que habia pasado.

Rebusque entre las pertenencias de mi madre hasta que encontré la parte de debajo de un chándal de color celeste con rayas rosas a cada lado de las piernas; al menos sabía que eso no le apretaría y no llegaría a romperlo.

Baje nuevamente al salón y cuando estaba cerca de la habitación me quede mirando las piernas musculosas de Isabel y como su sexo intentaba salir de aquella ropa interior con fuerza parecia estar apresado.

Intente centrarme en lo que estaba haciendo así que solté el pantalón del chándal sobre el sofá para que se lo pusiera mirando hacia otra parte.

De reojo pude ver que Valeria como algo enfadada por lo que estaba haciendo pero así al menos estaría centrada en algo.

─ Hay tienes…es lo único que he podido encontrar…─  dije mientras Isabel se quedaba de pie mirando aquella prenda parecia que no quisiera ponérselo pero enseguida la tomo y empezó a vestirse.

Ni siquiera menciono palabra alguna aunque yo no perdía de vista su cuerpo, que me hacia que la temperatura me subiera de golpe.

En cuanto se hubo vestido pude respirar tranquila y centrarme en lo demás, me senté en el sofá y enseguida Valeria se puso a mi lado tomando mi brazo y abrazándome con fuerza.
─ Tenemos que hacer algo…─  dije intentando plantear algún plan para poder rescatarlas.

─ No quiero volver…aquello es nuestra muerte…─  dijo Valeria con pesimismo pero no podia culparla despues de todo aquello le habia impactado de sobremanera.

─ Valeria no podemos dejarla a saber que le estarán haciendo…Pero lo que mas me extraña es que me dijera que era un recipiente y ella la llave…pero de que…además sabemos que el pueblo con el pueblo de al lado no podemos hacer nada están bajo su control…─  dije mientras intentaba pensar en algo para poder salir de aquella situación aunque todavía ni siquiera sabíamos donde estaban nuestras amigas.

Por un buen rato permanecimos en silencio, solo me quede mirando hacia la calle al cielo que ahora se podia ver por le agujero que habían dejado aquellas cosas e Isabel al entrar por la fuerza.

─ Espera un momento y si eso que han dicho de la llave…no es imposible que sea eso…─  dije pensando en una tontería pero viendo todo lo inaudito que habíamos visto no me parecia tan ilógico.

─ ¿En que piensas…?...─  pregunto Isabel con tono serio mientras intentaba acomodarse a la parte de abajo del chándal.

─ Es que es una tontería pero podría ser…¿Y si tu eres la llave…?...─  dije mirando a Isabel con ojos esperanzados.

─ Ella, ¿la llave de que…?....─  pregunto Valeria con interés con un tono algo mejor al menos se habia calmado.

─  La llave de la capilla y la hemos tenido delante de nosotras todo este tiempo…─  dije pensando en que despues de que lo habían dicho todo parecia encajar.

─ Eso es imposible…─  negó Isabel por lo que habia dicho para ella no tenia lógica alguna.

─ A  ver por que vendrían a por ti, ahora saben que ninguna del internado tiene esas criaturas y seguro que en tu sangre descubrieron algo…─  dije pensando y recordando en todo lo que habia pasado puesto que cada vez que estaba ella cerca se escuchaban aquellas cosas que la protegían.

─ No quiero hablar de eso…─  dijo Isabel zanjando el tema de aquellas criaturas, al parecer les tenia un miedo horrible.

─ Vale de acuerdo no hablemos de ellas, pero por que no probamos cuando estemos allí…no perdemos nada…─ dije pensando que era lo mejor que podíamos hacer, puesto que ninguna otra cosa habia funcionado.

─ Vale de acuerdo pero cuando lo hayamos abierto…¿Qué es lo que hacemos…?...─  pregunto Isabel mientras se ponía de pie y comenzaba a pasear por el salón completamente nerviosa.

─ Todo dependerá de lo que haya dentro…─  hable esperando que hubiese algo lo suficientemente poderoso para poder combatir aquel demonio….




FIN DEL CAPITULO 1


P.D: Bueno la siguiente temporada de este inernado tan diferente espero que os guste a todos mucha gracias a todos Guiño  .
#2
28 Oct 17

P.D: Bueno aqui dejo el siguiente capitulo espero que os guste, muchas gracias a todos  Guiño  .
#3
11 Nov 17
P.D: Bueno aqui dejo el siguiente capitulo espero que os guste a todos Guiño  .
#4
21 Nov 17
[Imagen: SR7oOSm.png].      [Imagen: xgjQZ27.png]     

[Imagen: n15_Gilthunder.png]
           Arigato FaruNya!
#5
13 Jan 18
P.D: Bueno aqui dejo el siguiente capitulo espero que os guste muchas gracias a todos Guiño  .
#6
27 Jan 18

P.D: Bueno aqui dejo el ultimo capitulo o eso creo ya que nunca se sabe espero que os haya gustado y muchas gracias a todos  Guiño  .
Participantes:
Creado por:


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)