Iniciar sesión Regístrate
Buscar Lista de Miembros Staff Logros

ÚLTIMA HORA

Un Club Especial [+18/Futanari/Misterio/Acccion] 32 2 3814

Participantes:
Creado por:
#31
14 Oct 17
FESTIVAL DE HALLOWEEN IV

De momento teníamos suerte pero en uno de los grupos que entro vi a Etsuko algo preocupada cuando se acerco a mi.

─ Han pedido una tortilla de arroz...¿Que hago...?...─ dijo Etsuko preocupada ya que aun Misaki ni había venido de lo que tenia que hacer y aquí la que sabia algo de cocinar era Aoi pero solo ensaladas.

─ Vamos a esperar un poco a ver si viene voy a salir a ver...─ dije esperando que se produjera el milagro para que viniera cuando pase por las mesas me sentí algo extraña parecía que todo el mundo estaba mirándome, era como si me acosaran de alguna forma aunque pensé que Kameko se sentiría lo mismo.

Cuando salí afuera me sentí aliviada pude ver el jolgorio de las personas de un sitio para otro lo mismo que Isae que parecía que se estaba divirtiendo atrayendo gente.

Mire por todas partes pero no veía a Misaki por ningún lado, en ese momento vi a Alex que parecía que estaba invitando a unos chicos a su bar de maids, estaba bonísima con el uniforme de sirvienta de color negro y una cofia en la cabeza, se me quedo mirando pero enseguida volvió a girar la cabeza.

Volví a entrar en el bar y vi que la gente que había pedido comida empezaba a impacientarse y no sabia que hacer.

Así que volví a salir a esperar a Misaki por suerte la vi correr hacia nuestro club a toda velocidad y Aoi parecía acompañarla, cuando llego a mi altura empezó a jadear con fuerza parecía que se había dado toda la prisa que podía.

─ Lo siento...No he podido venir antes...Disculpadme...─ dijo Misaki por el esfuerzo que había tenido que pasar aunque Aoi estaba lo mismo que ella.

─ No te preocupes...Los clientes se están impacientando...─ dije esperando que los clientes no se fueran.

Cuando Misaki entro en el club me sentí aliviada de alguna forma cuando volví a mirar hacia el pasillo observe que Isae estaba abrazando a Alex y no la dejaba moverse.

Alex viendo que parecía que me riera se acerco a mi algo enfadada, aunque las compañeras de Alex no hacían nada para remediarlo e Isae estaba completamente feliz.

─ Enana...podrías decirle a tu prima que me suelte...─ dijo Alex con la soberbia de siempre y pensé que no le quedaba otra ya que tenia que seguir aparentando.

─ Vamos Isae...te necesitan dentro...─ dije mientras tiraba de ella para desembarazarla.

─ Dile que no vuelva a hacerlo...No quiero que piensen cosas raras...─ dijo Alex mientras se arreglaba el vestido.

─ De acuerdo...─ dije bajando la cabeza y metiéndonos de nuevo en el club.

─ Quiero estar con ella...─ protesto Isae a regañadientes cuando entro en el club, parecía alguien que hubiera encontrado un tesoro.

─ Isae...Alex tiene que seguir aparentando que no nos conoce...es así...no le gustan rumores sobre ella pero estoy segura que te quiere...ahora venga que tenemos varios clientes...─ dije explicándole aquello y quitándole la pancarta, parece ser que mi charla le hizo sonreír y lo comprendió al instante.

El resto del día y la tarde pareció darse con completa normalidad varias de nosotras ayudábamos en la cocina aunque claro después tendríamos que ducharnos el olor a frito se nos había pegado en el traje, aunque mientras trabajaba no se me iba de la mente lo que pasaría esa noche y estaba algo nerviosa solo quería que Christine y Ashley, aunque aun no sabíamos donde teníamos que ir a hacer el intercambio según ellos.

Mientras seguíamos con lo nuestro vimos que los clientes ya no entraban tanto parecía que era el momento del descanso, nos sentamos relajándonos algo por todo lo de la mañana, aunque la que mas se lo merecía era Misaki por lo que había hecho.

Mientras estábamos hablando de lo que había pasado y lo que teníamos de beneficios, escuchamos de nueva como la puerta se abría esta vez la sorpresa fue mayúscula, era Steve con otros amigos, en ese momento Kameko cerro el puño con furia aunque Etsuko lo único que hizo fue ocultarse detrás de Kameko.

─ ¿Que es lo que queréis...? ...─ pregunto Kameko con rabia en su voz, sabia perfectamente que no le perdonaría por lo que le había hecho, aunque el pobre Steve estaba lleno de moratones y tiritas por todas partes.

─ Tranquila no venimos a hacer nada...Solo queríamos decirte que el intercambio será en el campo de fútbol, a media noche cuando todos estén en el baile...nada mas ...─ dijo Steve con algo de miedo en su voz al ver a Kameko cabreada y la verdad le comprendía no la querría ver así delante mía.

─ Muy bien ya lo has dicho ahora vete...─ dijo Kameko completamente cabreada, casi estaba punto de saltarle si no fuera por Etsuko que estaba agarrada a la falda detrás de ella.

─ Kameko lamento mucho lo que ha pasado y lo que le he hecho a Etsuko...pero es tu ultima oportunidad de unirte a nosotros y dejar su club...─ dijo Steve intentando gastar el ultimo cartucho del que disponía.

─ Escucha Steve ni por todo el oro del mundo me uniría a vosotros...y menos aun por lo que le habéis hecho a Etsuko...y no te vuelvo a dar una paliza...por que no quiero destrozar el sitio...─ dijo Kameko completamente  cabreada y avanzando un paso, en eso Steve y los demás abrieron la puerta a toda prisa y salieron casi atropellándose unos a otros.

─ Kameko relájate...─ dijo Etsuko mientras le daba un beso en la mejilla para relajarla.

Después de esto se hizo el silencio entre nosotras parecía que nadie quería hablar yo estaba pensando que hacer pero no tenia ni idea.

Me senté nuevamente para pensar en lo que podría hacer pero todas las vueltas que le daba me resultaban imposible, no encontraba ninguna solución a esto.

─ No te preocupes...todo saldrá bien...─ dijo Aoi mientras me ponía una mano en el hombro y me sonreía.

─ Eso espero...─ dije bajando la cabeza mientras seguía pensando en eso.

─ Pero te aseguro...que Steve no se saldrá con la suya...─ dijo Kameko como siempre atusándose la nariz.

En ese momento y para sorpresa de todas se volvió a abrir la puerta y vimos completamente sorprendidas como la madre de Kameko entraba, iba vestida con unos pantalones vaqueros que le llegaban por encima de la rodilla junto con unas zapatillas de deporte de c olor rojo y encima una blusa de color celeste.

─ Vaya mira que bien habéis arreglado esto...─ dijo la madre de Kameko con una sonrisa de oreja a oreja.

─ ¿Pero que haces aquí...? ...─ pregunto Kameko con los ojos abiertos como platos mientras veía lo que mas odiaba una cámara fotográfica.

─ Cariño...Estas guapísima...Es la ultima hora nos han dejado entrar...además tengo que ir al baile de esta noche...─ respondió la madre de Kameko mientras cogía la cámara en sus manos y a la pobre se le hacia un nudo en el estomago.

─ Además así tengo recuerdos tuyos y mas vestida así...me hubiera gustado que hubieras sido animadora...Pero que...¿Etsuko que haces aquí...?...─ pregunto la madre de Kameko que enseguida cambio el tono de su voz lo mismo que su rostro parecía que estaba enfadada.

─ Mama por favor...esta en el club...déjalo ya...─ dijo Kameko como si aquello fuera un fastidio.

─ Por hoy haré una excepción...además tengo que hacerte algunas fotos...─ dijo la madre de Kameko mientras empuñaba la cámara fotográfica y enseguida se puso a hacerle fotos, incluso a las demás que posamos en grupo para algunas, después de eso deje al resto por unos momentos y salí a fuera mientras hablaban y se conocían.

Observe como el jolgorio que había antes fue volviéndose un poco mas silencioso de momento, mire por las ventanas y vi el campo de fútbol completamente vacío solo estaban los focos encendidos la noche se acercaba con rapidez y la mayoría de la gente ya habían cerrado los clubes para dirigirse a gimnasio para hacer el baile.

─ Vaya parece que estas aquí...¿Como estas...?...─ pregunto Aoi mientras me sonreía como siempre.

─ No me encuentro bien...solo espero que todo eso pase...ya me da lo mismo lo que me pase solo quiero que estén bien y que esto acabe...─ dije de forma derrotista aceptando todo lo que me pasara.

─ No hables así además sabes que estaremos contigo en todo y saldremos de esta...─ dijo Aoi sonriéndome dándome ánimos.

─ ¿Pero si no es así...?...¿Que pasara...? ...─ dije preocupada mientras miraba por la ventana como el cielo se tornaba rojizo por un momento y la noche seguía avanzando.

─ Ya nos preocuparemos de eso mas tarde...además estoy convencida que saldrá bien...─ dijo Aoi sonriéndome y al momento me abrazo con fuerza mientras me besaba en la frente.

─ Gracias...─ dije mientras bajaba la cabeza podía sentir el calor de Aoi y con todo el amor que me abrazaba, me sentía segura y preparada para lo que pudiera pasar.

─ Sabes tengo ganas de probar una cosa...Acompáñame...─ dijo Aoi con un tono algo lujurioso mientras sus ojos brillaban con fuerza y al momento me cogió de la mano y nos dirigimos hacia el servicio de las chicas al entrar encendió las luces y cerro la puerta con el cerrojo de la puerta, aquello olía a desinfectante, al instante empezó a mirar debajo de las puertas por si hubiera alguien.

─ ¿Que querías probar...? ...─ pregunte extrañada mientras Aoi revisaba el cuarto de baño pro si hubiera alguien, pero a la vista de que no lo hubo saco una especie de cinturón de castidad de  cuero algo extraño.

─ Póntelo...Sabes siempre que lo hacemos sale tu otra personalidad y quiero hacerlo contigo viendo esa carita de ángel que tienes y como se estremece de placer...─ dijo Aoi con una voz lujuriosa mientras se relamía los labios.

Al momento empecé a desabrochar la falda pero no comprendía muy bien como estaba abrochada en eso me detuvo Aoi solamente se arrodillo delante mía y bajo mi ropa interior, al momento sentí el frió contacto del cuero sobre mi sexo que aun reposaba y al momento aquellas correas como lo oprimían impidiendo que se pusiera mas grande.

─ Muy bien...ahora túmbate...─ dije Aoi mientras yo me tumbaba en el frío suelo y ella se quitaba su ropa debajo de esta había un pantaloncito negro que marcaba muchísimo su sexo que tenia entre sus piernas y metido en ella misma en cuanto lo saco fuera se deslizo poniéndose erecto de forma casi inmediata.

Al momento se puso de rodillas delante mía y empezó a buscar la entrada de mi sexo mientras lo restregaba mojándolo con mis flujos que ya empezaban a salir en cuanto encontró la entrada apretó un poco su cuerpo contra mi no pude mas que soltar un pequeño gemido de placer, note como poco a poco iba invadiendo mi pequeño cuerpo se podía ver incluso un bulto pero sabia perfectamente que aquella cosa no entraría por completo era imposible que pudiera albergarla  dentro de mi, notaba como las venas palpitaban y como nuestro calor se mezclaba, cuando al fin llego a su tope las manos de Aoi se aferraron a mi cadera y empezó a moverse lentamente, mientras sentía como entraba y salía de mi pequeño cuerpo y aquel bulto se movía adentro y afuera era maravilloso una sensación indescriptible pero algo me decía que aquello no seria lo único, casi al instante empezamos a gemir apagadamente intentando no hacer mucho ruido mientras nuestro cuerpos estaban unidos en uno solo, Aoi no tardo en apretar la fuerza de sus embestidas, que podía notar una y otra vez contra la puerta de mi útero que no paraba de ser atacado una y otra vez.

Una de sus manos agarro lo que quedaba fuera de su sexo y empezó a moverlo y hacerlo vibrar dentro de mi aquello fue para mi algo increíble mi cuerpo se estremecía mi sexo se convulsionaba mi mente casi estaba en otra parte, me encantaba pero no lo podía soportar mi sexo no paraba de manar flujos constantemente y también podía notar como mi otro sexo intentaba desembarazarse de aquella prisión sentía las correas de cuero apretarse a él impidiendo mi transformación.

Pensé que incluso me moría pero cuando ya estaba casi a mi limite, note como de un tirón Aoi la saco con fuerza haciéndome gemir de placer estaba casi que ni me sostenía mis piernas temblaban.

Al momento Aoi se sentó en el suelo con su sexo completamente erecto mientras me sonreía lujuriosamente sabia perfectamente que es lo que quería pero aquello me seria casi imposible que entrara.

─ Ven aquí...─ dijo Aoi de forma lujuriosa casi sus palabras resbalaban por su boca incitándome, y no pensaba defraudarla.

Me acerque a ella y me di la vuelta tome su sexo y empecé a buscar la entrada de mi sexo chorreante cuando al fin la encontré baje mi cuerpo haciendo que se sentara sobre el y clavándome aquel monolito de carne notaba como mi pequeño cuerpo casi se partía por la mitad.

─ No puedo mas...es increíble ...─ dije mientras aquella cosa me atravesaba, mi voz era entrecortada por el placer, mis piernas temblaban aun después de aquello.

─ Estoy segura que puedes mas...─ dijo Aoi completamente segura de ello cuando al momento me senté un poco mas y sentí un crujido en mi cuerpo que había cedido por completo podía ver aquel bulto por todo mi abdomen al momento empecé a bajar y a subir con fuerza su sexo se deslizaba dentro de mi con total facilidad después de aquello notaba como el placer me embriagaba mi sexo estaba luchando por salir mientras las dos gemíamos con fuerza, casi no podía soportarlo por suerte no lo estaba haciendo vibrar, sino sabia que me hubiera desmayado en el momento seguí moviéndome con mas fuerza apretando mi abdomen notando aquel bulto devastador como martilleaba en mi pobre cuerpo, haciéndome gemir al instante note como el cuerpo de Aoi se tensaba elevándose un poco y al momento soltó un grito de placer aparte de un solo golpe note una riada de semen inundarme caliente y espeso mi abdomen empezó a agrandarse cada vez mas y mas en ese momento note como mi sexo se desembarazaba de aquello rompiendo las correas de cuero, no podía aguantar mas.

Me levante de golpe y sentí como mi sexo se ponía erecto de golpe notando su calor y las venas como palpitaban era como si estuviera completamente enfurecida.

─ Ahora sabrás lo que es tener sexo...─ dije con todas mis fuerzas pero en ese momento me desmaye de golpe.

Al despertar me encontré con las piernas completamente abiertas y atadas, no tenia ni idea de que es lo que pretendían.

─ Aoi Suéltame ahora mismo...─ dije ordenándoselo, solo tenia ganas de lanzarme encima de ella.

─ Que miedo...por eso mismo te he atado...pero te prometo que no te arrepentirás...podrás metérmela...─ dijo Aoi y aquello para mi fue como un regalo que me hiciera, después de eso detrás de ella vi que estaba Misaki sacando unos consoladores.

─ ¿Estas segura que podrás...? ...¿O tendrás que utilizar con lo que me entrenaste...?...─ dijo Misaki con una sonrisa picarona mientras mostraba unos consoladores de un tamaño considerable.

En seguida Aoi se coloco encima mía y empezó a restregar su sexo que estaba muy húmedo y caliente y en cuanto note que se introducía la punta arquee mi cuerpo con fuerza y la introduje casi hasta la mitad pude ver en su abdomen el bulto de mi sexo que se marcaba con fuerza y la expresión de Aoi que aquello había sido como una sorpresa.

─ Eeeek...─ grito Aoi sorprendida por el movimiento que había hecho.

─ Esto es por venganza por haberme atado...─ dije mientras sonreía lujuriosamente y Aoi se quitaba las gafas.

Al momento Aoi comenzó a bajar lentamente pero le estaba empezando a costar que aquel monstruoso sexo entrara dentro de ella podía sentir su cuerpo aprisionarme mi sexo con fuerza, era caliente y muy húmedo pero a pesar de aquello era muy difícil que entrara mas, aunque solo estaba algo mas que la mitad, en eso note como si mi sexo se ensanchara aun mas, mis venas palpitaban con fuerza y su calor era increíble, podía sentir los flujos de Aoi resbalar por el.

─ Uffff...parece que ha crecido aun mas...uffff...─ dijo Aoi forzando su cuerpo a bajar aun mas pero aquello no cedía mas así que empezó a subir y a bajar lentamente aquello era estar en la gloria por mi parte intente arquear mi espalda para sentirla por completo mientras las dos jadeábamos con fuerza aquel ritmo era maravilloso veía como el bulto de mi sexo se movía de dentro hacia afuera una y otra vez era una maravilla mi cuerpo pedía mas y mas de Aoi no quería que aquello acabara.

─ Necesito mas...─ dije mientras seguíamos moviéndonos al momento Misaki se agacho.

─ Es increíble...parece que esta mas grande...─ dijo Misaki mientras aplicaba su lengua a mi sexo cuando lo note fue una maravilla, empezó a jugar con al entrada de mi sexo y seguidamente fue a mi clítoris que empezó a lamer con fuerza mientras metía un solo dedo dentro de mi, aunque el placer me invadía no cese con mi ritmo incluso se podía decir que lo acelere estaba a punto, en ese momento Aoi me puso su sexo en mi  boca para que lo chupara y no dude en hacerlo, metí la punta de este en mi boca y empecé a saborear su delicioso sabor salado movía mi lengua rodeándolo y succionándolo con fuerza, estaba a punto no podía aguantar mas incluso veía el cuerpo de Aoi como se tensaba su sexo empezó a apretar con fuerza el mío mis venas estaban comprimidas con fuerza, y en un momento gritamos con fuerza; note como mi semen recorría mi sexo con fuerza hasta salir con una explosión de placer que inundo a Aoi.

─ Es increíble...puedo sentir el fluir del semen de Akemi...─ dijo Misaki mientras mi semen no dejaba de manar en su interior vi la cara de Aoi que no tardo en explotar en mi cara llenándome de semen aquello fue como una ducha caliente y espesa pude ver como su abdomen empezó a hincharse y su cara cambio completamente, estaba sorprendida por toda la cantidad y como aquello seguía y continuaba incrementándose.

Pasado un instante, Aoi se puso de pie y cayo al suelo temblándole las piernas por aquello yo solo tenia una cara de felicidad mientras las dos seguíamos eyaculando con fuerza nos quedamos tiradas en el suelo como unos cinco minutos relajadas completamente.

Cuando al fin recupere la consciencia me vi atada y como Misaki empezaba a desatarme mientras me sonreía.

─ Me tiemblan las piernas...Estoy agotada...─  dije mientras intentaba levantarme gire mi cabeza para ver a Aoi que aun seguía tumbada en el suelo con la cara completamente feliz y mientras su abdomen bajaba de volumen de todo lo que había entrado.

─ Será mejor que arreglemos esto y me arregle el uniforme es mejor que no se lo devuelva así a Alex...─ dije mientras intentaba arreglarlo limpiándolo con un poco de agua al momento Misaki cogió algo y se la hecho en la cara de Aoi esta reacciono de inmediato y cogió sus gafas.

─ Ha sido maravilloso...─ dijo Aoi mientras se arreglaba un poco y se levantaba con dificultad, mientras se apoyaba en una de las puertas.

─ Tenemos que arreglar esto...Misaki si pudieras traer la fregona...─ dijo Aoi nada mas salir esta se echo encima mía y abrazándome con fuerza me beso en la frente, mientras me sonreía completamente feliz.

─ Bueno tenemos que prepararnos para el baile...─ dije mientras bajaba la cabeza y los pensamientos de lo que teníamos que hacer aquella noche venían a mi cabeza.

─ No te preocupes...estoy segura que todo saldrá bien...además creo que tengo algo planeado para poder saber donde estas...por que no creo que nos dejen ir contigo...─ dijo Aoi mientras me guiñaba un ojo al momento Misaki entro por la puerta con unas fregonas, al momento nos pusimos a limpiar algunas cosas y arreglarnos tardamos como unos diez minutos en  hacerlo todo, aquello estaba hecho un desastre y encima había un olor muy fuerte.

─ Bueno ahora solo esperar que esto se despeje volvamos al club...─ dijo Misaki mientras arreglaba aquello un poco mas y abría las ventanas.
─ Muy bien vamos adelantándonos...─ dijo Aoi cogiéndome de la mano y sacándome de allí casi a la carrera en cuanto estuvimos fuera vi los pasillos de la academia solitarios por completo solo venían voces de la planta de abajo por suerte en esta planta no había nadie, aquello me parecía aterrador aunque todo estuviera  iluminado en cuanto llegamos al club pudimos ver como estaba aun la madre de Kameko sacando fotos y hablando con Isae y Etsuko.

─ Bueno el baile esta a punto de empezar...─ dijo Aoi como para hacer que la madre de Kameko saliera de allí.

─ Muy bien os espero abajo...─ dijo la madre de Kameko mientras se despedía de ellas en ese momento la cara de Kameko cambio completamente.

─ ¿Te ocurre algo...?...─ pregunte extrañada al ver su reacción en cuanto se había ido, parecía que le habían quitado un peso de encima.

─ Es una pesada nada mas que quiere hacerme fotos...y sabe que no me gustan las ropas femeninas...─ dijo Kameko protestando a mi mente vinieron pensamientos de que ojala estuviera mi madre conmigo lo mismo que la suya.

─ Pues para mi estas preciosa...─ dijo Etsuko mientras le daba una palmada en el trasero con fuerza que pareció resonar con fuerza esta no pudo mas que gritar y cogerle la cabeza con fuerza y empezar a despeinarla nuevamente.

─ No se te ocurra volver a hacerme eso...─ dijo Kameko con el tono enfadado mientras seguía despeinándola pero esta vez en vez de gritar Etsuko estaba completamente feliz por aquello.

Solamente pudimos sonreír por un rato en eso alguien llamo a la puerta y vimos a Alex vestida de maid un uniforme algo escueto de color negro y blanco con unas medias de rejilla y tacones altos.

─ Vamos sois las ultimas en salir...tenemos que ir abajo...─ dijo Alex mientras que casi como un relámpago se lanzo Isae para abrazarla con fuerza para que n ose moviera pude ver que en el rostro de Alex se tornaba como si estuviera ensoñando por un instante.

─ Os habéis hecho muy amigas...─ dijo Kameko casi sonriendo viendo como estaba Isae de encariñada con ella.

─ ¿Que...?...No es eso es esta enana que se ha encariñado conmigo nada mas...Apártate...Suelta...─ dijo Alex pero en cuanto bajo la cabeza un poco esta le salto a la boca besándola con fuerza pude ver que Alex cerraba los ojos y su rostro se tornaba en completa felicidad.

─ Si tienes razón se ha encariñado contigo...Ji, ji, ji...─ dijo Etsuko riéndose entre dientes mientras salía de allí junto con Kameko.

─ Vosotras adelantaos...Yo tengo que hablar un momento con Akemi...─ dijo Aoi pero parecía que Alex estaba en su mundo particular con Isae que esta seguía besándola.

─ Isae...despierta tenéis que ir al baile ahora vamos nosotras...─ dije intentando que despertaran de aquel estado.

─ ¿Eh...? ...Es verdad tengo que irme...hasta después...─ dijo Alex reaccionando mientras salía e Isae corría detrás de ella.

Cuando nos quedamos solas en el club Aoi saco un móvil de uno de sus bolsillos, era muy pequeño y empecé a pensar que es lo que iba a hacer,

─ Te pondré esto esta conectado...de esa manera sabremos por donde andas siempre que nos des alguna pista...iremos allí...No te preocupes todo saldrá bien estaremos contigo no dejaremos que te pase nada...─ dijo Aoi asegurándose de colocármelo en algún lugar en que no mirarían, al menos estaría algo mas segura pero no estaba convencida de lo que pasaría.

─ Gracias...─ dije con la cabeza baja mientras Aoi me colocaba el móvil, ella no pudo mas que sonreírme para tranquilizarme.

Cuando al fin me lo hubo colocado salimos de allí y avanzamos hacia los pasillo incluso desde donde estábamos se podía escuchar el alboroto que había en el gimnasio y el resplandor de las luces cuando al fin llegamos vimos que había varios compañeros fuera hablando con las chicas, al entrar vi que aquello estaba cambiado completamente, había varias luces de colores y una barra al fondo donde estaban las bebidas y comidas, pude ver como los profesores y algunas personas adultas paseaban entre los que allí habían y estaban vigilando, también había varios adornos por todas partes de murciélagos o calabazas, la música era bastante animada.

No pude mas que dirigirme a la barra miraba hacia todas partes buscando con la mirada a Steve o a algunos de la secta pero nos los veía por ninguna parte, mire al reloj de la pared y parecía que aun me quedaba una hora.

Pude ver a Etsuko y a Kameko divirtiéndose lo mismo que su madre dando vueltas, Alex estaba con sus amigas hablando e Isae junto a Aoi que esta no perdía de vista.

El tiempo pareció que se apresuraba para llegar a la medianoche cuando al fin llego salí del sitio lo mismo que todas, aunque Alex se quedo con sus amigas, todos empezaron a entrar para elegir a la reina del baile así que todo estaría vacío afuera como habían dicho nos acercamos al centro del estadio tenia los focos encendidos podríamos ver con claridad, esperamos sobre unos cinco minutos cuando al fin pudimos ver unos tipos con unas capuchas oscuras que llevaban a Christine y Ashley atadas y con los ojos vendados.

─ Aquí  las tenéis...dadnos a la chica...─ dijo uno de ellos ni siquiera podíamos verle el rostro por las capuchas.

─ Muy bien...─ dijo Aoi con el rostro completamente serio mientras avanzaba unos pasos.

─ Akemi...¿Eres tu...? ...─ pregunto Christine con el tono de miedo, parecía que estaba aterrorizada.
─ Si, soy yo...no te preocupes...─ dije intentando calmarla pero sabia que aquello serviría de poco.

─ No lo hagas...Es muy peligroso...─ dijo Christine intentando salvarme pero la decisión ya estaba hecha.

─ Cállate...─ dijo uno de los matones empujando a ambas contra el suelo.

En eso me dirigí hacia ellos como si aquello fuera un pasillo hacia mi muerte, solo esperaba que lo que habían hecho pudieran rescatarme.

En cuanto me cogieron los hombres, las chicas se dirigieron hacia donde estaban Christine y Ashley para desatarlas y ver como se encontraban pero, aunque no pude ver mas, avanzamos rápidamente entre el campo de fútbol hacia la parte de atrás de la academia, no sabia que hacer.

Avanzamos por todo el pasillo del colegio nuevamente en dirección a uno de los clubes cuando llegamos mire hacia arriba y vi que se trataba del de costura.

─ ¿En el de costura...?...─ pregunte con miedo ya que podían hacerme cualquier cosa.

─ Cállate...─ dijo uno de ellos arrojándome contra el suelo, el club estaba casi a oscuras solo las luces de fuera lo iluminaban débilmente se podían ver los maniquís con algunas ropas en cimas y varios estantes llenos de utensilios y patrones de tela.

Uno de ellos aparto una de ellas y pude ver un botón que al pulsarlo abrió una especie de trampilla hacia abajo había una escalera. obligándome a levantarme me empujaron hacia la escalera primero bajo uno de ellos y después yo y otro después.

Cuando llegue abajo vi que estaba pobremente iluminado y parecía que estaba cavado toscamente al llegar abajo del todo había un gran pasillo, que empezamos a atravesar, mientras avanzábamos pude ver que pasamos por debajo de las calderas la temperatura estaba algo alta, podía ver que había varias luces de color rojo de emergencia seguimos avanzando por allí durante varios metros, cuando al fin llegamos a la sala de la caldera general, en eso uno de ellos encendió la luz abrió un pequeño armario y volvió a presionar un botón, aquello volvió a abrir un pasadizo nuevamente, cuando entramos vi que aquel sitio era enorme estaba muy bellamente decorado era de forma circular había varias columnas de color blanco en el centro había una efigie bastante grande de Efialtes la misma que había en el otro templo por las columnas había varias personas encapuchadas cerca de la estatua había un pequeño altar también de color blanco y a su lado estaba el director junto vestido con la túnica y la capucha bajada parecía que estaba sonriendo maliciosamente al verme.

─ Vaya al fin te tenemos...Nos has causado muchos problemas...─ dijo el director mientras se frotaba las manos, en cuanto estuve cerca del altar, se me encogió el estomago empecé a pensar que aquello seria mi fin y que no podrían salvarme.

─ No, no, no... Soltadme...─ dije mientras intentaba forcejear para liberarme pero me resultaba inútil su fuerza era mucho mas superior a la mía.

─ No te preocupes...no te pasara nada...te unirás al gran maestro...─ dijo el director con  total convicción.

Pero aquello fue lo peor un error el móvil se me cayo con el forcejeo el director enseguida lo miro sabiendo que estaba encendido se acerco a el y lo piso dejándolo completamente inútil aquello ya fue la gota que colmo el vaso de mi miedo, sabia que estaba perdida y que aquello seria mi fin.

Aquellos tipos me acercaron al altar y me ataron a el, con unas correas no podía hacer nada las lagrimas me resbalaban por las mejillas no sabia que hacer intentaba moverme pero era imposible.

El director empezó a coger un liquido de color rojo, por el olor sabia que no era pintura, me dibujo algo en la frente, mientras empezaba a recitar unas palabras que no entendía, me revolvía todo lo que podía pero no tenia forma alguna, en cuanto hubo terminado, dos de aquellos tipos me desnudaron casi por completo, el director volvió a escribirme algo sobre el cuerpo con aquella sangre, grite con todas mis fuerzas pero no sirvió de nada, me quede mirando hacia el rostro de aquella efigie que incluso parecía sonreírme, mientras no paraba de llorar.

Aquellos tipos seguían canturreando en un idioma que no reconocía mientras el director seguía poniéndome inscripciones sobre el cuerpo, estuvieron así como unos cinco minutos una vez hubo terminado se hizo un silencio sepulcral en toda la sala aquello sabia que era el ultimo momento.

El director saco una daga de entre sus pertenencias volvió a recitar algo intente moverme de alguna forma pero era inútil no podía hacer nada aquello seria mi fin por completo, empecé a despedirme mentalmente de las chicas y de Christine y Ashley.

En cuanto termino de recitar aquello elevo el cuchillo dispuesto a matarme, cerré los ojos esperando que fuera rápido y no terminara sufriendo, pero escuche un grito de dolor en cuanto abrí los ojos vi que el cuchillo se encontraba en el suelo y el director estaba cociéndose la muñeca por el dolor.

─ ¿Que hacéis vosotras aquí...? ...─ dijo el director mirando hacia la entrada, cuando gire la cabeza no pude estar mas contenta estaban todas incluso lo que mas me sorprendió fue que estuviera Alex y la madre de Kameko dispuesta para la pelea.

─ Perdón por la tardanza nos ha costado encontrarte...fue algo difícil encontrar los botones de los pasadizos...─ dijo Aoi mientras se arreglaba las gafas y sonreía como siempre.

─ Gracias...─ dije llorando pero esta vez de alegría al poder verlas, pero sabia que aquello no terminaría tan fácilmente.

─ Matadlas...─ dijo el director completamente enfadado mientras se dirigía a por la daga que estaba en el suelo, los tipos de allí se lanzaron contra ellas dispuestos a matarlas.

Como un relámpago tanto la madre de Kameko como ella y Christine se pusieron delante dispuestas a defenderlas mientras que las demás intentaban llegar hasta donde yo estaba para poder desatarme...



FIN DEL CAPITULO 3


P.D: Bueno aqui dejo el siguiente capitulo espero que os guste muchas gracias a todos Guiño  .
#32
21 Oct 17
P.D: Bueno aqui dejo el final de la primera temporda espero que os haya gustado muchas gracias a todos Guiño  .
#33
28 Dec 18 Kev1997
Hola, quiero decirte que tu historia me ha encantado bastante, me tenías picado con cada capítulo esperando ver qué pasaría, solo tengo un pequeño comentario muy personal, que si bien no le quita méritos a la historia, me gustaría que lo tomaras en cuenta para futuras ideas, pero bueno al grano, personalmente creó que a la historia le hizo falta un momento donde Akemi y Christine hicueran algo juntas (si sabes a que me refiero Guiño ) pues varias veces se jugó con esto, pero nunca se llego a nada y personalmente era una de las cosas que más esperaban que pasará, ya sea con Christiane normal o convertida en futa, si bien como dije esto no le quita mérito a la historia, siento que algo así hubiese sido perfecto en la historia.
Eso es todo, espero no te moleste el comentario, como dije la historia ha estado genial, espero ver la continuación pronto :3
Participantes:
Creado por:


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)